martes, 24 de enero de 2012

Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio y... COINCIDIR.

¿Coincidir?
No sé si realmente coincidí con él.
Lo cierto es que estábamos muy cerca,y en ocasiones uno tiene que colaborar con el Destino para que éste nos transporte a dónde vamos a pertenecer.
Ahora, después de un ya largo tiempo, estoy al costado de la persona que había esperado.
Suena mágico, ¿no?.
Hoy ya no hay más letras osadas, queriendo gritar lo que mi cobarde boca no ha podido exclamar.
Hoy, hablo con los ojos, grito con mis manos, siento con las suyas.
Hoy ya no vivo entre comillas, hoy AMO con mayúsculas.


He estado ausente de esto, pero más cercana a él que nunca.
Y eso, me llena, porque sí de algo puedo estar segura es que no basta con coincidir... hay que complementarse.
Y en este momento, estoy íntegra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario