jueves, 2 de febrero de 2012

Ayer entré en el hueco donde estás con una excavadora, para echarte de mi mundo y encerrarte, donde no te pueda ver.

¿Recuerdas cuándo fue la última vez que le dijiste a alguien "No te olvidaré"?
Yo tampoco.
Ves, ya lo habías olvidado.
Todos nosotros tenemos algo en común y no me refiero a pieles claras y morenas, cabelleras largas y cortas, rubias o rojizas,lo natural o el exceso de maquillaje, la marca de nuestras prendas, el grosor de nuestro cuerpo, el tono de nuestras voces, la postura al andar, ni mucho menos la talla de nuestro corazón. Somos más que un adjetivo, un nombre o una imagen.
Somos un pasado. Sí, la combinación imperfecta de la pasión, de los errores, del arrepentimiento, de la esperanza y de todo lo que te puedas o no imaginar.

No leíste mal, escribí ARREPENTIMIENTO.
No cabe duda de que no existe sentimiento más sincero que el de culpa.
Nos encanta actuar a destiempo, confundir a los ya confundidos, suplicar, derramar lagrimas sin razón,retroceder, retroceder, retroceder.
Pero, sabes algo. "Retroceder también puede ser avanzar".

Avanza, retorna, más nunca te dirijas a donde la gente te indique.
Dirígete hacía donde el corazón te mande, él sabrá guiarte.
O ¿vas a vivir siempre arrepentido?. Yo tampoco.

2 comentarios:

  1. Pasar página y olvidar es lo fácil, lo dificil es decidirlo.

    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En definitiva.
      Gracias por dejar rastro tuyo aquí.
      Un saludo, Pérfida. =)

      Eliminar