domingo, 12 de febrero de 2012

Santos que yo te pinté, demonios de tienen que volver.

Qué hubiera pasado si yo hubiese sido otra.
Si no hubiéramos tenido nunca la corazonada de estar juntos.
Si no hubiéramos dejado a un lado el orgullo.
Si no hubiéramos seguido a nuestro rojo.
No sé qué "Hubiera pasado".
Es cierto lo que dicen, uno sabe a dónde pertenece.
Y si de algo puedo estar segura es de que mi hogar es contigo. Sí, en el tejado de nuestra morada residen mis sueños, debajo de nuestra cama se encuentran mis miedos, la desilusión y uno que otro monstruo, en el jardín florece mi humor y la dulzura que hace poco llegó para quedarse, mis "hubieras" ya no existen, los arroje por el ventanal.
Hoy tu y yo ya no los necesitamos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario