miércoles, 15 de agosto de 2012

Del día en que me quité el maquillaje para sonreír.

Quizá sea ya tarde.Hoy, en definitiva las palabras son otras, los galardones fueron ya otorgados, las disculpas no se hicieron esperar y con ellas un brote de lagrimas (hasta el más creyente se cansa de vivir arrodillado).
Vienen buenos tiempos, nuevas personas, viejos amores..



  Hoy querida Inspiración: te has quedado corta y ya no puedo yo ayudarte. 
Gracias y buena suerte.
"Te he dejado en el sillón las pinturas y una historia en blanco, no hay principio ni final; sólo lo que quieras ir contando".
Adiós, adiós mi carita de arroz.


Intenta no respirar...




No hay comentarios:

Publicar un comentario