martes, 17 de mayo de 2016

M de reproche

Soy marzo doce del noventa y cuatro,
soy ciento setenta centímetros con miedo a las alturas,
soy el nombre de la abuela y bofetadas de mamá ante mi reproche eterno,
soy la osadía caminando en tacón,
soy el carmín que borraste de tu mejilla antes de llegar a casa,
soy el libro favorito de papá que no he terminado de leer,
soy las flores que nadie ha cortado pero que decorarán la mesa, 
soy tres lunares alineados en el lado izquierdo de mi cara,
soy todos los lunes que me debe Pérez Vallejo sin ser Laura,
soy un folio en blanco que le teme al sol,
soy todos los monstruos que no habitan en el armario,
soy los sueños que se enredan con mi cabello,
soy pechos pequeños y corazón grande,
soy la motivación que expira al abrir la nevera,
soy la herida que marcó mi infancia y mi mano derecha,
soy el compromiso que no comprará un anillo,
soy los amigos que he perdido por orgullo,
soy besos longitudinales a ojos cerrados y mente abierta,
soy una casa con vista al mar en tiempo de oleajes,
soy el pacto de paz con mi cuerpo que bifurca tus deseos de los míos,
soy Cádiz, San Sebastián, Madrid, Barcelona y todos los rincones que me faltan por conocer,
soy autobiografía con título miedo,
soy lo onírico que la luna odia,
soy quien un día amé y hoy ya no recuerdo,
soy el "karma" que pagué por adelanto con crédito a un ojalá.

Soy, pero somos es un palíndromo, y todo lo que se va...
Regresa. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario