lunes, 31 de octubre de 2016

De catástrofes y corazones extraviados.

Amanece, giro la cabeza en busca de los brazos que arrullaban mis desvelos pero no están. Hay un hueco en el colchón mucho más grande que el que has dejado en mi alma y ése sí ni mil hombres pueden llenarlo sin causar desgaste. 
Es tarde nuevamente, las alarmas no sonaron o si así fue, vaya que las he ignorado; con más desgana que de costumbre me doy una ducha y comienzo a abrir los ojos. Dejo que escurra el agua sobre mi cuerpo desnudo y con prisa me pongo el abrigo rojo sin planchar que tanto odiabas. 

Camino sin voltear a ver a nadie con pasos a la proporción de mi estatura que intimida a más de uno. Cojo el bus y me quedo quieta, como todos, ignorando los chismes del par de señoras que van tras de mí y suplicando cese el llanto de aquel niño.

Tras una jornada larga llego a casa, y me doy cuenta que no está, que le he perdido, que me lo han robado, que me lo han arrebatado. Desesperadamente tomo la libreta de frases y comienzo a escribir como encabezado: "SE BUSCA". 

Se dará una considerable recompensa a quien lo traiga de vuelta. 
Es de pequeña estatura y regordete.
Tiene tatuado a un hombre en el costado izquierdo. 
Desmemoriado, pero siempre ha sabido regresar a casa.
De ojos pequeños y observadores, de esos que no dejan ir ningún detalle. 
Tiene una cicatriz grande tras reciente enfrentamiento.
Se le vio por última vez caminando tranquilo por las calles del centro de la ciudad, tarareando canciones que nadie conoce.

Vivo o muerto lo quiero conmigo; quiero saber que en materia aún me pertenece, que no se lo ha llevado nadie, que aún es tiempo para ser uno. 
Háganle saber que estoy arrepentida y que esa palabra me jode. 
Díganle que no hay más nadie, que todos se fueron, que puede salir del armario si es que tiene miedo.
Infórmenle que aún encaja y que no cabe en otro pecho que no sea el mío.

Si alguien sabe de su paradero comuníquese conmigo, quedo atenta a cualquier llamado, como siempre, pero con la esperanza de nunca antes. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario